53 NGOs from 24 countries ask Romanian government to ban surrogacy

regiune-subdezvoltata-romania-1076x603

Hemos conseguido, hemos podido frenar nuevamente que se abra la puerta a los vientres de alquiler en Europa, ¡¡¡¡GRACIAS!!!!!!

Han sido muchas organizaciones,  y muchas personas como tú, trabajando desde fuera y desde dentro del Consejo de Europa para lograr este nuevo éxito. Según nos ha contado Mª Luisa Peña en representación de Women of the World, que estaba presente en el hemiciclo del Palacio de Europa donde tuvo lugar la sesión plenaria, “el debate ha sido duro y la votación también ha estado reñida”: 83 de los parlamentarios votaron en contra de la recomendación, 77 a favor y 7 abstenciones.

Pero estuvimos a punto de perderlo todo momentos antes, cuando se votaron dos enmiendas que eran buenas, pues lo que pretendían era cambiar el sentido de la recomendación para que se convirtiese en una declaración contra toda forma de maternidad subrogada; pero ambas fueron tumbadas en medio de mucha confusión y ajetreo entre todos los parlamentarios –se notaba que era un tema muy controversial para los 47 países involucrados–.

Una cosa está clara, la mayoría de los políticos de la Asamblea Parlamentaria que intervinieron se declaraban en contra de la maternidad subrogada comercial –incluso la propia Sutter, redactora del informe original y posterior recomendación– pero las opiniones discrepaban mucho en cuanto a la llamada “gestación por sustitución altruista”, que en este caso se pretendía legalizar en aras de los derechos de los niños nacidos a través de esta práctica, por eso la dichosa recomendación llevaba por nombre “Children’s rights related to surrogacy”.  

No se si recuerdas pero ya en marzo y septiembre de este año el llamado “Informe Sutter” fue rechazado dos veces y esta vez nos la querían colar una tercera con esta recomendación enfocada en los menores. Muchas feministas atacaron por esta vía denunciando que se estaban saltando los derechos de la mujer y se cosificaba su cuerpo, por otro lado se recurría al argumento emocional de las parejas que no pueden tener hijos…

 

Como ves, no podemos dormirnos, no podemos dejar de pelear porque la batalla está muy igualada y necesitamos una victoria final que marque la diferencia: una legislación internacional que prohíba que se comercialice con el cuerpo de la mujer y los niños.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *